Ansiedad ante los exámenes I

16 diciembre 2015
769 Views
Comments are off for this post

Llega Diciembre y llegan también los exámenes. Esta situación podría englobarse dentro de “situaciones estresantes”, pero para cierto número de personas, este estrés va más allá de lo adaptativo, produciendo niveles de ansiedad limitantes e incapacitantes. Por esto en las siguientes dos entradas hablaremos de ansiedad ante los exámenes.

Con este término nos refiriéndonos a ese miedo intenso  persistente al anticipar o encontrarse antes situaciones de evaluación educativa. Existe un amplio abanico de situaciones potencialmente estresantes: pruebas escritas u orales, trabajos, ejercicios en la pizarra, etc. Puede ser que una persona sienta ansiedad frente a numerosas situaciones, o que por el contrario, ésta se restrinja a una situación en particular.

Como decíamos anteriormente, la situación de examen puede generar nervios en la gran mayoría de personas, pero para que esto sea considerado un problema de ansiedad, debe ser excesiva o irracional (si no has estudiado la materia, es normal que no te sientas cómodo) y acompañarse de una amalgama de síntomas. Y por último, debe generar un malestar importante o interferir en la vida de la persona que lo está sufriendo.

Las personas que sufren ansiedad comentan sentir miedo, ansiedad o incluso pánico, con una intensidad significativa.

Nuestro cuerpo responde a estas emociones activándose. Es entonces cuando surge la sudoración, dolores estomacales, taquicardia, sequedad en la boca, mareo… Si estos síntomas son muy intensos pueden llegar a desencadenar un ataque de pánico.

Muchas personas empiezan a sospechar de un problema frente a las situaciones de exámenes cuando notan que tienen serias dificultades para pensar, por ejemplo les cuesta mucho acceder a la información aprendida, dificultades de concentración, problemas para razonar adecuadamente…Todo esto unido a una gran preocupación por posibles consecuencias (suspenso, desaprobación, falta de oportunidades) además de fuertes sentimientos de inferioridad, crítica y auto-diálogo negativo.

No existe una edad de comienzo concreta, aunque suele ser más común a partir de los últimos cursos de primaria en adelante (también se da en estudiantes universitarios). Se observa una correlación positiva entre ansiedad ante los exámenes y mayor demanda curricular.

Se estima que entre un 15-25% de los estudiantes muestran niveles muy elevados de ansiedad. Es más frecuente en mujeres, ya bien sea porque lo admiten más abiertamente que los hombres o porque ellas suelen percibir las situaciones de evaluación como más amenazantes, según sugieren algunos autores. Muchos de estos chicos y chicas presenta algún trastorno de ansiedad comórbido, como fobia social o trastornos de ansiedad generalizada el (60% presentan algún trastorno de ansiedad).

En las próximas entradas trataremos la génesis de este trastorno, los diferentes modelos que intentan explicar su origen y mantenimiento. También abordaremos otros aspectos relevantes como por ejemplo, su tratamiento.

Bibliografía consultada: Ávila, J.H., Hoyos, S.L., González, D.P. y Cabrales A. (2011). Relación entre ansiedad ante los exámenes, tipos de pruebas y rendimiento académico en estudiantes universitarios. Psicogente, 16 (26, pp. 255-268); Furlan, L., Sánchez Rosas, J., Heredia, D., Piemontesi, S., Illbele, A. y Martinez, M. (2012). Estrategias de aprendizaje y afrontamiento en estudiantes con elevada ansiedad frente a los exámenes. Anuario de investigaciones, 1 (1), pp. 130-141; Ergene, T. (2003) Effective interventions on Test Anxiety Reduction, a meta-analysis, School Psychology International, 24 (3); Álvarez, J., Aguilar, J.M. y Segura, S. (2011). El estrés ante los exámenes en los estudiantes universitarios. Propuesta de intervención. Revista de psicología, 2 (1), pp. 55-63.