Cambios más importantes en el Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales, DSM-5

11 noviembre 2015
755 Views
Comments are off for this post

El Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Diagnostic and Statiscal Manual of Mental Disorders, DSM), de la Asociación Americana de Psiquiatría es una clasificación de los trastornos mentales que proporciona descripciones de las categorías diagnósticas, con el fin de facilitar el diagnostico, el estudio y el intercambio de información entre los profesionales.

En mayo del 2013, se publicó el DSM-5 con el fin de perfeccionar la edición anterior, DMS –IV-TR publicada en el año 2000.

Así pues, este nuevo manual ha sufrido una serie de modificaciones importantes. A continuación se nombran los cambios más importantes:

  • Desaparece el sistema multiaxial y se reorganizan los capítulos por orden aparición cronológica, primero se nombran aquellos que aparecen en la infancia y niñez para finalizar con aquellos de inicio en la edad adulta.
  • Los trastornos que comienzan en la infancia pasan a llamarse Trastornos del Neurodesarrollo.
  • Uno de los cambios más importantes y necesarios, es el cambio de terminología del retraso mental. A partir de ahora pasa a denominarse Trastorno del desarrollo intelectual, eliminando la connotación negativa del término anterior.
  • Los Trastornos Generalizados del Desarrollo del DSM-IV-TR pasan a denominarse Trastornos del Espectro Autista (TEA). Este término engloba todas las entidades previamente independientes: Síndrome de Asperguer, Síndrome de Rett, Trastorno Autista, Trastorno Desintegrativo de la Infancia y Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado. Estos cambios, sin duda, son los que más críticas y elogios han levantado. Las críticas más importantes aluden a una falta de evidencia y a unas consecuencias negativas para los pacientes, quienes pueden ver mermados los servicios que recibían.
  • En cuanto al Trastorno por Déficit de Atención y/o hiperactividad, destaca su incorporación a la categoría de Trastornos del Neurodesarrollo al evidenciarse su origen neurofisiológico/ genético y al quedan patentes las alteraciones que presentan en las funciones ejecutivas y en el procesamiento de la información, rasgo típico de los Trastornos del Neurodesarrollo. También se observa cierta modificación en los criterios y subtipos, así como la creación de unos criterios para la edad adulta.
  • Los Trastornos del Aprendizaje (Trastorno de la lectura, cálculo, expresión escrita y trastorno del aprendizaje no especificado) pasan a denominarse Trastorno de Aprendizaje Específico, desapareciendo los tipos anteriormente existentes, reduciéndose a la especificación de que habilidad académica se encontraría alterada.
  • Por otro lado, los diferentes subtipos de Esquizofrenia
  • Dentro de los Trastornos depresivo surgen nuevos trastornos como el trastorno de desregulación perturbadora del estado de ánimo o el trastorno disfórico premenstrual. Así también se elimina la exclusión del duelo como causa de un trastorno del estado de ánimo.
  • En cuanto al Trastorno Obsesivo-Compulsivo y el Trastornos por Estrés Postraumático dejan de pertenecer a los trastornos de Ansiedad para formar entidades propias.
  • Los trastornos somatomorfos del DSM-IV-TR pasan a denominarse ahora Trastornos de síntomas somáticos y trastornos relacionados. Así también, se reducen el número de estos trastornos y las subcategorías.
  • Aparece una nueva categoría: Disforia de género, cuyos criterios recogen las alteraciones funcionales debido a “”incongruencia en el género”. Este punto ha sido y es motivo de mucho debate por la “patologización” de esta condición.
  • El término demencia desaparece para dar paso a la entidad Trastornos neucognitivo mayor. La posibilidad de especificar la severidad, permite la existencia de un nuevo trastorno, Trastorno neurocognitivo leve. Dentro de esta entidad global se han creado unos criterios para los diferentes subtipos según su etiología.

Como ya se ha comentado y como es de esperar, este nuevo manual ha abierto muchos debates y críticas, aunque también ha mejorado considerablemente muchos de sus puntos débiles. Entre ellos una mayor conceptualización dimensional, es decir, un mayor reconocimiento de un continuo  que va de la normalidad a la patología. Esto permite contemplar condiciones subclínicas. Por otro lado, han desaparecido los Trastornos no especificados, ya que se habían convertido en el “cajón del sastre”. Por último, se han modificado muchos criterios adaptándolos a la edad, características del desarrollo

Es importante remarcar que este manual debe ser utilizado únicamente por personas con experiencia clínica, ya que su interpretación debe estar acompañada de juicio clínico, conocimientos personales y una adecuada ética profesional.

 

Referencias: APA. (2005). DSM-IV: Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: Masson;  APA. (2014). DSM-5: Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: Panamericana;  Artigas-Pallares, J. (2011). ¿Sabemos qué es un trastorno? Perspectivas del DSM-5. Revista Neurología, S59-S69;  Martínez, B., Rico, D. (2013). DSM-5 ¿Qué modificaciones nos esperan?. Boletín Digital UNIDIS, 2 .