Derechos personales

17 febrero 2016
571 Views
Comments are off for this post

Siguiendo con la temática de las entradas anteriores, hoy me gustaría hablar de esos derechos personales que todos tenemos… incluso tú. Como comentábamos, el comportamiento asertivo implica respetar los derechos de las demás personas, pero también supone defender los propios derechos. Si conocemos estos derechos, podemos reclamarlos y defenderlos. Todo comienza por respetarnos a nosotros mismos. Echemos un vistazo:

  • DERECHO a exigir que se nos trate con respeto.
  • DERECHO a quejarte de aquellos tratos que te hacen daño.
  • DERECHO a tener una opinión y a cambiarla si lo consideramos así.
  • DERECHO a tomar tus propias decisiones.
  • DERECHO a ser escuchado y tomado en serio.
  • DERECHO a juzgar tus propias necesidades, estableciendo tus prioridades.
  • DERECHO a decir “NO”, pese a quien le pese y sin sentirte culpable.
  • DERECHO a equivocarnos. Sí, a cometer errores.
  • DERECHO a pedir lo que quieres, asumiendo que el otro puede decirte que no.
  • DERECHO a pedir aclaraciones si hay algo que no te ha quedado claro
  • DERECHO a pedir información y ser informado.
  • DERECHO a no ser asertivo, incluso…
  • DERECHO a hacer menos de lo que eres humanamente capaz de hacer.
  • DERECHO a tener éxito y a disfrutarlo.
  • DERECHO a tomarte el tiempo que necesites para pensar.
  • DERECHO a negociar para cambiar.
  • DERECHO a no justificarte frente a otras personas si no lo ves necesario.
  • DERECHO a tener tus propios sentimientos y expresarlos
  • DERECHO a hacer lo que quieras con tu cuerpo, tu tiempo…mientras no violes los derechos de los demás.
  • DERECHO a sentirte bien contigo mismo.
  • DERECHO a reclamar tus derechos.

 

En definitiva, tienes DERECHO A SER COMO ERES.

Como he dicho anteriormente, esta son solo algunos de tus derechos, pero también de los demás. Por  tanto, respeta si alguien te dice que no a una petición tuya, está en su derecho. Asume que no siempre tendrán que justificarte el porqué han actuado o han dejado actuar de tal manera, están en su derecho.  Acompáñale si se equivoca en alguna de sus decisiones, está en su derecho tanto a tomar una decisión según sus criterios como a equivocarse en su decisión. No te ofendas si defiende a ultranza sus derechos, enorgullécete, está en su derecho.

En la próxima entrada abordaremos los derechos personales que tienen los niños, independientemente de la edad.

 

 

Bibliografía consultada: Salmurri, F. (2004). Libertad emocional. Estrategias para educar las emociones. Paidos: Barcelona; Monjas, M.I. (2009). Cómo promover la convivencia: Programa de asertividad y habilidades sociales (PAHS). CEPE: Madrid