Estilos de comunicación, ¿cuál es el tuyo?

3 febrero 2016
536 Views
Comments are off for this post

Cuando hablamos de habilidades de comunicación debemos tener en cuenta muchos componentes. Por supuesto, el contenido verbal, el componente no verbal (gestos, posición, tono de voz, etc.) y lo que abordaremos en esta entrada: los estilos de comunicación.

Podemos hablar de tres estilos de comunicación: el pasivo, el agresivo y el inhibido. Los dos primeros se encontrarían en los polos extremos del continuo de estilos de comunicación, en el centro se encontraría el estilo asertivo, siendo éste el estilo más adecuado, como veremos a continuación.

  • Estilo de comunicación pasivo o inhibido: en general, intentan satisfacer a todo el mundo procurando no enfrentarse con nadie. Son personas que no defienden sus propios derechos, aunque este hecho no afecte a los demás. Eso les lleva a anteponer los deseos y opiniones de los demás a los suyos propios. Les resulta muy difícil decir “no”, porque creen que lo que opinan los demás es mucho más importante que lo que ellos creen. Pero tras esto se oculta un miedo a ofender y ser rechazados por los demás.

Esto puede generarles sentimientos de desamparo, depresión y marcada tensión en las relaciones sociales.

A nivel no verbal, suelen tener una expresión seria, les resulta difícil mirar a los ojos, sonrisa nerviosa, nulo o casi nulo contacto físico, pocos gestos aunque bastante manipulación de objetos y movimientos nerviosos en general.

A nivel paraverbal: usan un tono de voz bajo, monótono, poca fluidez verbal, pocas intervenciones y silencios largos.

Utilizan mucho el condicional, evitando las afirmaciones claras o confrontaciones a las opiniones de los demás: “quizás”, “te importaría mucho”, etc.

 

  • Estilo de comunicación agresivo: se caracteriza por defender a toda costa sus propios derechos aunque esto suponga no respetar los derechos de los demás, además parecen establecer relaciones unidireccionales, donde parece “que no escuchan a los demás”. Esta forma de relacionarse se sustenta en la creencia de que su opinión es más valida que la de los otros. A corto plazo pueden obtener lo que desean, pero a medio-largo plazo, obtienen consecuencias negativas ya que su manera de relacionarse genera muchos conflictos interpersonales.

La utilización de este estilo de comunicación puede generar sentimientos de culpa y una pobre imagen de su mismo. Además, como puede provocar rechazo, tienden a aislarse.

A nivel no verbal, suelen tener una expresión seria, mirada fija, escasas sonrisas y postura en general intimidatoria en cuanto a gestos, mirada, distancia y orientación.

 A nivel paraverbal: tono de voz elevado, velocidad rápida, mucho tiempo de habla, sin apenas silencios ni oportunidad de responder.

Emplean mucho los imperativos “deberías“, “si no lo haces”, “eso será una broma ¿no?”

 

  • Estilo de comunicación asertivo: son capaces de expresar sus sentimientos y opiniones respetando las opiniones de los demás, lo que favorece la negociación y no la imposición de sus deseos. Así también son capaces de adaptar su forma de expresión según el contexto en el que se encuentran.

Este estilo hace que la persona tenga una buena autoestima, sea capaz de resolver sus problemas y disfrute de las relaciones sociales.

A nivel no verbal, destaca una expresión facial amistosa, distancia y orientación adecuada un contacto ocular directo pero no intimidatorio, frecuencia de sonrisas y uso de gestos coherentes.

A nivel paraverbal, usan una adecuada tonalidad y volumen de la voz, fluidez verbal, silencios adecuados y favorecen los turnos del habla del otro.

Suelen hablar en primera persona “pienso”, “siento” y usar fórmulas que favorecen la colaboración “¿Qué te parece?”, “¿qué opinas tú de esto?”

Todos tenemos una tendencia en nuestra interacción con los demás. Aunque no nos ajustemos al 100% con las características definidas anteriormente, las cuales no dejan de ser muy prototípicas, ¿con qué estilo comunicativo te sientes más identificado?

 

 

Bibliografía: Van-der Hofstadt, C.J.(2003). El libro de las habilidades de comunicación. Madrid:Editorial Díaz de Santos.