Monografía de la memoria: Errores y causas frecuentes I

22 julio 2015
717 Views
Comments are off for this post

Hoy hablaremos de esos fallos de memoria que nos suceden a todos con una frecuencia importante. Como ya hemos comentado en entradas anteriores, el proceso de memorización se divide en tres fases: codificación, consolidación y recuperación. Si falla alguna de estas tres fases, no se realiza el proceso de memorización.

La codificación depende de los siguientes factores:

  • Influencia de medicamentos o alcohol: Existen ciertos medicamentos con efecto sedante que pueden interferir en el proceso de aprendizaje. Por otro lado, es indudable el efecto del consumo crónico de alcohol en esta misma fase.
  • Atención: Este es sin duda el “gran factor”. En muchas ocasiones creemos que nuestra memoria está fallando, cuando la causa real es una falta de atención. La atención es el primer filtro necesario por el que tiene que pasar la información para que pueda ser procesada. A veces mostramos fallos por no prestar la suficiente atención, ya sea por estar pendiente de otras cosas o por tener “mil cosas en mente”. También es posible que lo que estemos haciendo sea una actividad muy automatizada y sobre-aprendida, por lo que no le podemos estar haciendo otra cosa mientras tanto que distraiga nuestra atención.
  • Motivación: La motivación dirige nuestra atención. Si tenemos interés por aquello que debemos aprender, es mucho más probable que lo grabemos que si no nos motiva absolutamente nada. Que se le pregunten a los estudiantes…
  • Ciertos estado de ánimo (ansiedad, estrés o depresión): Estos estados de ánimo pueden interferir en el proceso de aprendizaje de una manera sorprendente. Cuando sufrimos muchos estrés o tenemos un bajo estado de ánimo, nuestro cerebro no se encuentra en la adecuada disposición para adquirir nueva información.
  • Descanso: Como ya sabemos, durante el sueño se realiza gran parte del trabajo de consolidación de los recuerdos. Si no tenemos un sueño adecuado, nuestros recuerdos no acaban de añadirse a nuestra memoria.

Así también la fase de recuperación puede verse influida por otros factores:

  • Demasiado tiempo: La huella de la memoria decae con el paso del tiempo. Quizás estamos intentando recuperar una información que adquirimos hace muchísimo tiempo.
  • Uso no frecuente: Si no usamos con frecuencia una información puede ser que nos resulte más complicada recuperarla cuando sea necesaria.
  • Falta de repaso/repetición: Muy relacionado con los puntos anteriores, la falta de repaso puede ser causa de fallos en la memoria.
  • Pobres estrategias de codificación y recuperación: Existen ciertas técnicas que mejoran el proceso de memorización. A fin de cuentas, nuestra memoria es como un gran almacén, si ordenamos desde un principio bien la información, también nos será más fácil acudir a ella cuando sea pertinente.

Las pérdidas cotidianas de memoria responden a un normal funcionamiento del cerebro. No saber dónde hemos dejado las llaves, no recordar lo que se iba a decir o hacer, olvidar el nombre de una persona que conocemos, etc.  son olvidos muy frecuentes que no  son causa de ninguna enfermedad, sino de un funcionamiento normal del cerebro.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que al cabo del día, nuestro cerebro ha registrado y elaborado una cantidad enorme de información. Por lo que si tuviéramos que guardar en la memoria absolutamente toda la información que oímos, vemos o leemos, nuestro cerebro estaría saturado. Es por este motivo por lo que únicamente registra y almacena aquella información que es verdaderamente relevante. “Nuestra memoria es selectiva, el olvido es fisiológico” tal y como indica el doctor Alberto Villarejo, vocal del Grupo de Estudio de Neurología de la Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología.

En la próxima entrada, pondremos un ejemplo que nos ayude a entender la influencia de estos factores en el proceso de memorización.

Referencias: Jurado, M. A., Mataró, M. y Pueyo, R. (2013). Neuropsicología de las enfermedades neurodegenerativas. Madrid: Editorial Síntesis; Maroto, M.A. La memoria: programa de estimulación y mantenimiento cognitivo. Comunidad de Madrid: Instituto de sanidad pública; Montoro, I. y Izal, M. (1999). Intervención psicológica en la vejez: aplicaciones en el ámbito clínico y de la salud. Madrid: síntesis.