Problemas comunes, soluciones nuevas III

13 abril 2016
476 Views
Comments are off for this post

Esta va a ser la última entrada dedicada a problemas frecuentes entre hijos y adolescentes.

No hacer los deberes: Este tema es sin duda un gran generador de conflictos entre padres e hijos.

  • Si el niño miente: “no hay deberes…ya los he hecho…”, no le sometas a un interrogatorio, es preferible preguntarle directamente “¿qué te ocurre con los deberes? ¿cómo lo vas a solucionar?”, explícale lo que esperas de él en cuanto a las mentiras y las consecuencias que tiene, una falta de confianza.
  • Por tu parte, demuestra interés en los que estudia su hijo.
  • Si no hace los deberes, retírale algún privilegio que tenga y ofrezca premios frente a cualquier pequeña mejora o cumplimiento de la conducta.
  • Con el objetivo de que ganen mayor autonomía, se le debe animar a planificar sus deberes y hacerlos solos. Se les puede ayudar, pero poco a poco hay que ir retirando a ayuda proporcionada.

 

La pelea por irse a la cama: Otros de los momentos difíciles en cualquier casa con “pequeñas personitas”;

  • Ignora la protestas, las pérdidas de tiempo intencionadas…todo son tácticas para retrasar el momento de irse a la cama.
  • Deja bien claras tus expectativas “quiero que te vayas a la cama a las 21h, sin excusas ni protestas”.
  • Ofrece contrapartidas si realiza lo que se le pide, “cuando estés preparado para irte a la cama, podrás ver la tele hasta las 21h”. Si se entretiene, verá reducido su tiempo de ver la tele.
  • Intenta crear una rutina: lavarse los dientes, ponerse el pijama, preparar la mochila, escoger un cuento y leerlo…
  • Permite que el niño colabore en la elaboración de la norma y las consecuencias que se impondrán si no se lleva a cabo.
  • Si el problema es que se levanta continuamente de la cama, permite una sola salida después de apagar la luz.

 

¿Habitación o leonera? A veces resulta difícil determinarlo…ropa por el suelo, zapatos desparejados, juguetes amontonados… ¿os resulta familiar?

  • Deja claras tus expectativas “espero que el sábado por la mañana tengas tu cuarto recogido”.
  • Que sepa que no se podrá dedicar a nada hasta que recoja su cuarto y pasé la revisión pertinente.
  • Ofrezca premios frente a la conducta deseada.
  • Hazle partícipe en la elaboración de las recompensas y consecuencias que tendrá según su comportamiento.
  • Define conjuntamente qué es una habitación limpia: la cama hecha, el suelo libre de objetos o ropa, la ropa guardada en el armario…

Esperamos que estas entradas os hayan servido, por lo menos para pensar en soluciones alternativas a problemas muy frecuentes. Os emplazamos a leer las entradas venideras donde seguiremos abordando temas relacionados con la educación de los “peques”.

 

Bibliografía consultada: Meeks, C. (2010). Recetas para educar. Barcelona: Ediciones Medici; Pearce, J. (1996). Peleas y provocaciones. Cómo ayuda a tu hijo a controlar su agresividad. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica.