REVISIÓN: PARÁLISIS CEREBRAL II

14 octubre 2015
640 Views
Comments are off for this post

Tras una primera aproximación realizada en la entrada anterior, esta semana vamos a hablar de las alteraciones neuropsicológicas observadas en la Parálisis Cerebral (PC).

Son varios los estudios que describen la presencia de déficits cognitivos en PC: desde alteraciones en la visopercepción, atención (sostenida y selectiva),  funciones ejecutivas y memoria de trabajo hasta una afectación más global de las capacidades cognitivas.

El porcentaje de niños con PC y cociente intelectual inferior a 70 oscila, entre los diferentes estudios, entre un 14%  y un 59%. Sobre todo se ha asociado a casos de tetraplejía, alteraciones de la sustancia blanca, afectación cortico-subcortical, lesiones en los ganglios basales o malformaciones cerebrales congénitas.

Una de las características que se observa en estas personas es la relativa preservación de las habilidades verbales y del lenguaje en contraposición a la afectación de las habilidades más visoespaciales, visoperceptivas y visoconstructivas.

En cuanto al lenguaje, aunque pueden mostrar dificultades en la comprensión de la gramática más compleja, presentan una buena preservación de las habilidades verbales. Tampoco se han observado dificultades significativas en la discriminación fonémica de las palabras o en la comprensión receptiva de vocabulario. Únicamente mostraban mayores dificultades en el deletreo, discriminación de palabras sin sentido y  comprensión de vocabulario, aquellos niños que presentaban algún trastorno del habla, como anartria o disartria.

Donde más alteraciones muestran es en las habilidades visopectivas/visoespaciales/visoconstrucitvas. La organización del espacio y la rotación mental es sin duda la capacidad más alterada en todas las personas con PC. Rotham sugiere que este hecho puede ser debido a que la experiencia física con el medio suele estar más mermada en niños con PC, siendo éste un requisito básico para la correcta percepción del espacio y la rotación mental.

Las personas con PC obtienen puntuaciones similares a aquellas personas sin afectación en cuanto a la memoria. Haciendo referencia a las diferencias observadas en cuanto a habilidades verbales y no verbales,  también se observa una mejor preservación de la memoria verbal frente a una memoria visual más alterada.

En los niños con diplejía espástica (afectación de miembros inferiores con apenas o nada afectación de los miembros superiores) se observa un rendimiento significativamente inferior en tareas no verbales en comparación con tareas más las verbales. Por lo tanto, se manifiesta un rendimiento muy diferente entre las escalas verbales y manipulativas. Los resultados en la evaluación sugieren un déficit en funciones no verbales como las habilidades visoespaciales y visoconstructivas, especialmente en aquellos niños prematuros.

En niños con hemiplejía (afectación de la mitad izquierda o derecha del cuerpo) también se observa un peor rendimiento en tareas manipulativas en comparación con las verbales.  Esta mejor preservación de los aspectos verbales no depende de la lateralidad de la lesión, confirmando así la hipótesis de equipotencialidad de Lenneberg, la cual sugiere que ambos hemisferios tienen la capacidad de asumir las funciones lingüísticas ante una lesión unilateral temprana. La alteración de las funciones no verbales en niños con lesiones derechas se explica por la propia localización de la lesión. Sin embargo, cuando la lesión se da en el hemisferio izquierdo, los mecanismos son diferentes. Estos niños mostraran un peor rendimiento en tareas no verbales debido a que el hemisferio derecho ha asumido el lenguaje, en detrimento de las funciones asociadas a este hemisferio, es lo que se denomina efecto crowding.

En relación a las funciones lingüísticas de relativa mayor complejidad, un 35% de los niños hemipléjicos presentan al menos uno de los considerados déficit específicos del aprendizaje (lectura, escritura, matemáticas). Estos datos indican una preservación verbal y de tareas específicas de baja complejidad lingüística.

Desde la rehabilitación neuropsicológica es muy relevante identificar el conjunto de funciones preservadas para poder potenciarlas al máximo. La mayoría de estudios coinciden en la relativa integridad de las funciones lingüísticas y una mejor preservación de la memoria verbal.

Referencias: Pueyo, R. y Vendrell, P. (2002). Neuropsicología de la parálisis cerebral. Rev Neurol, 34, pp. 1080-1087; Muriel, V., García-Molina , A., Aparicio-López, C., Enseñat, A. y Roig-Rovira, T. (2014)Estimulación cognitiva en niños con parálisis cerebral. Rev Neurol , 59, pp. 443-8.