REVISIÓN: PARÁLISIS CEREBRAL III

21 octubre 2015
617 Views
Comments are off for this post

Para terminar esta breve revisión sobre Parálisis cerebral, me gustaría que abordásemos el tratamiento. Numerosos estudios confirman que es la pronta intervención la que más beneficios aporta.

Un hecho importante para la correcta evolución de un niño es la necesidad de experiencias sensoriales y motoras, por lo que tanto la cantidad como calidad de las primeras experiencias son esenciales en el desarrollo. En el caso de no producirse a un nivel suficiente, pueden darse ciertos déficits, en la mayoría de veces, irreversibles. La maduración del niño no depende sólo del bagaje que trae ya consigo al nacer, sino también de las oportunidades que le ofrece el medio que le rodea. Es por esto, que se concluye la necesidad de estimular adecuadamente al niño en su periodo de crecimiento, contribuyendo así en su desarrollo mental y social.

Esta intervención realizada durante los primeros años de vida se llama Estimulación Temprana (ET). Se define como “la estimulación regulada y continuada, llevada a cabo en todas las áreas sensoriales, sin forzar en ningún sentido el curso lógico de la maduración del sistema nervioso, y determinada por su carácter sistemático y secuencial”. Sus fundamentos se apoyan en la psicología del desarrollo, psicología de la conducta y neurología evolutiva. Esta estimulación se sitúa principalmente en los primeros años de vida del niño, aunque no se limita únicamente a este periodo.

Este primer periodo de vida fue denominado por Piaget, etapa sensitivo-motora. Ésta se caracteriza por la presencia de respuestas motoras frente a los estímulos sensitivos. La ausencia de respuestas motoras a la estimulación sensorial sugiere un compromiso neurológico y una grave limitación, ya que es el movimiento el que precipita el desarrollo normal físico, mental, emocional y social del niño.

Ya que los niños con Parálisis Cerebral (PC) ven mermada su capacidad motora y puesto que se ha observado que la exposición a ambientes sensoriales enriquecidos y programas de desarrollo temprano mejora la función cognitiva, es recomendable iniciar programas de estimulación temprana en PC.

A día de hoy, la PC no tiene cura, pero la persona podrá vivir una vida plena si recibe una atención adecuada, recibiendo tratamientos que le ayuden a mejorar sus dificultades motoras, estimulen su desarrollo intelectual, mejoren sus habilidades comunicativas y estimulen su relación social. Es por esto que son cuatro los pilares de tratamiento el PC: fisioterapia, estimulación cognitiva, logopedia y terapia ocupacional.

 

Referencias: Denhoff, E. et al. (1951) Parálisis cerebral.  Anales de Medicina y Cirugía, 22, 85; García, M.E et al. (2000). Influencia de la estimulación temprana en la parálisis cerebral. Rev Neurol, 31, pp. 716-719; Pueyo, R. y Vendrell, P. (2002); Neuropsicología de la parálisis cerebral. Rev Neurol, 34, pp. 1080-1087; Muriel, V., García-Molina , A., Aparicio-López, C., Enseñat, A. y Roig-Rovira, T. (2014). Estimulación cognitiva en niños con parálisis cerebral. Rev Neurol , 59, pp. 443-8.