Vuelta al trabajo y su “¿ya?, ¡Qué pereza!”

2 septiembre 2015
567 Views
Comments are off for this post

Llega Septiembre y llegan también las chaquetas, los “¡oh, Dios mío, cuánto he gastado estas vacaciones!”, la vuelta al cole de los pequeños con sus extra-escolares, esos kilillos de más que hemos cogido con tanta cervecita fresca y como no, la vuelta al trabajo. Veamos cómo se puede hacer más “llevadera” esta vuelta a la rutina.

El síndrome o estrés postvacacional se caracteriza por ser un proceso adaptativo a la vida laboral tras un periodo de vacaciones. Para muchas personas esto puede resultar difícil ya que puede sentir cierta ansiedad emocional. Pero, ¿realmente existe este síndrome? Las comunidades científicas están de acuerdo en afirmar que este es el resultado de considerar el trabajo como una actividad negativa y obligada, por lo que aquellas personas que consideran su trabajo como una actividad grata y productiva, tienen menos posibilidades de sufrir este tipo de perturbaciones.

Para la gran mayoría, la vuelta al trabajo no provoca ninguna molestia psicológica, pero la adaptación al trabajo supone cambios de horarios y obligaciones, causantes potenciales de cuadros de estrés agudo caracterizados por: malestar físico (fatiga, cansancio, falta de apetito, alteraciones del sueño, dificultad para concentrarse o dolores de estómago) y emocional (irritación, nerviosismo, falta de interés y falta de motivación). Como decimos, se trata de un proceso de adaptación, pero si esta sintomatología se alarga en el tiempo (más de dos semanas) puede requerir un tratamiento concreto, aunque son muy pocos casos los que precisan de un abordaje profesional.

A continuación, os presentamos unas pautas que pueden ayudarnos a realizar mejor esta adaptación:

  • Puesto que una de las causas de este síndrome es la reincorporación brusca al trabajo, comenzar gradualmente con el trabajo nos puede ayudar, intentando empezar con las actividades que consideremos más gratas.
  • Ponernos objetivos realistas para los primeros días nos servirá para no agobiarnos con la faena y nos permitirá organizarla según su prioridad, “cada cosa a su tiempo”.
  • Intentar no rumiar acerca del tema de una manera repetitiva y poco productiva, nos ayudará más tener una actitud realista y proactiva.
  • Plantear los problemas laborales del modo más sencillo posible, reconociendo la ayuda de las demás personas (delegando aquello que no podamos asumir) e intentando buscar la manera de no cometer los mismos errores.
  • Fíjate en lo positivo. Igual que les remarcamos a los niños las cosas buenas de volver al cole (ver a los amigos, dibujar, aprender, divertirse en los recreos), también los adultos tenemos que hacer un esfuerzo en identificar esos detalles positivos de nuestro empleo (reencuentros, risas con los compañeros, descanso con los cafés, la oportunidad de empezar nuevos proyectos…).
  • Favorecer las relaciones sociales en el trabajo, permitirnos un rato para compartir nuestras vacaciones, fortalecerá nuestras relaciones y hará más fácil la vuelta.
  • No “llevarse trabajo a casa”.
  • Aprovechar los tiempos de descansos o de la comida para “recargar las pilas”.
  • Organiza tu tiempo libre y aprovéchalo realizando las actividades que te aporten más placer y desconexión.
  • Intentar dormir 8 horas, intentando volver a unos horarios regulares.
  • Hacer ejercicio físico para disparar nuestras endorfinas y alejar el estrés.
  • Practicar la relajación y apartar pensamientos erróneos que puedan generarnos mayor ansiedad.
  • No olvidemos que este síndrome es algo temporal, por lo que los síntomas desaparecerán a las dos semanas.

 

Os deseamos una buena vuelta al trabajo y para reírnos un poco de esta situación (afortunada para la mayoría gracias a la crisis), os recomendamos este monólogo de Eva Hache acerca de este síndrome:

https://www.youtube.com/watch?v=yA6QI6ME5o0

 

 

Referencias: De Felipe, Rocío. Así se manifiesta el “síndrome postvacacional”. ABC [en línea]. 2 de Septiembre de 2014. [Fecha de consulta: 31 de Agosto de 2015]. Disponible en: http://www.bidi.uam.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=62:citar-recursos-electronicos-normas-apa&catid=38:como-citar-recursos&Itemid=65#8 ; Luque, Mariana. Depresión postvacacional: la llegada de septiembre. El Confidencial [en línea]. 1 de Septiembre de 2015. [Fecha de consulta: 31 de Agosto de 2015]. Disponible en: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-09-01/depresion-postvacacional-la-llegada-de-septiembre_995582/